El domingo 7 de mayo se realizó la cuarta versión de Wings for Life World Run, la carrera que se realiza de manera simultánea en diversas localidades del mundo y que en esta oportunidad incluyó a 24 países.

¿Su sello?, es la única corrida donde no hay distancias fijas establecidas, ya que los runners corren hasta ser alcanzados por un auto, que hace las veces de meta.

¿Su trasfondo?, se corre por los que no pueden y todo el dinero recaudado por concepto de inscripciones va en directo beneficio del estudio de una cura para las lesiones de la médula espinal.

En Chile, Prokart fue la productora elegida para dar vida al evento, que partió a las 8 de la mañana en el Parque O’Higgins, donde participaron cerca de 2 mil corredores. En el lugar, pantallas gigantes con la transmisión en vivo de la carrera a nivel mundial.

Treinta minutos después del pitazo de la partida arrancó el auto-meta en busca de los corredores, acompañado por otro auto clon y ambos con sistemas de cronometraje en su interior. En el circuito, diversos puntos de hidratación, frutas y hasta Dj para motivar con música a los cansados.

“Desde el punto de vista de la producción Wings for Life es una carrera con una complejidad bastante elevada, porque son muchos los kilómetros de calle que tenemos que cerrar, de hecho, en esta versión terminamos cerca de Melipilla. Pero eso nos llena de orgullo, estamos satisfechos con los resultados, no hubo accidentes y la carrera salió muy bien”, comentó Alfonso Muñoz, gerente comercial de Prokart.

La polaca Dominika Stelmach fue la vencedora en nuestro país, además de ganar la categoría femenina a nivel mundial, ostentando 68,21 kilómetros. La máxima marca a nivel mundial la hizo Aaron Anderson, quien en silla de ruedas recorrió 92.14 kilómetros en Dubai.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on TumblrEmail this to someone